¡Hola! Mi nombre es Alba Rosa Ballesteros y quiero darte la bienvenida a este espacio contándote un poco sobre él y sobre mí.

Te estarás preguntando que es Camino Sonoro. Yo también me he estado tomando mi tiempo para darle forma a este espacio y espero poder compartir contigo la respuesta que tengo hasta ahora. Aunque creo que en el recorrido aparecerán más.

En Abril del 2018 durante mí máster en Investigación Musical me plantearon la idea de realizar un blog para hablar sobre mi línea de especialización que es la etnomusicología para así llegar a más personas.

Lo pensé durante varios meses y me animé a crearlo. Al inicio lo pensaba exclusivamente para escribir sobre mi especialidad y las herramientas que me han ayudado para así ayudar a otros.

Pero me pregunté si podía tener un espacio donde además de documentar cómo la música habla de los territorios y compartir herramientas de mi camino académico, pudiera combinarlo con mi amor por los viajes y conocer otras culturas.

Después de todo, como lo plantea Murray Schafer:

“Todo cuanto se mueve en nuestro mundo hace vibrar el aire. Si se mueve de tal manera que oscila más de aproximadamente 16 veces por segundo este movimiento se oye como sonido. El mundo entonces está lleno de sonidos. Escuchen.” (Libro: El Nuevo Paisaje Sonoro)

Así que desde esta perspectiva, que coincide conmigo, absolutamente cada recorrido es un Camino Sonoro.

Alba Ballesteros. Investigación Musical. Turismo Cultural. Investigación. Música. Cultura. Viajes.

¿Es posible combinar estás cosas que me gustan en un solo lugar? ¿Será tan extraño salirme del molde de lo que debo hacer de acuerdo a mi profesión? ¿Será que si va a funcionar? ¿Habrá más personas a quienes les interese lo que tengo para compartir?

En los últimos meses de mi vida, en medio de procesos de cambios de perspectiva y transformaciones, mi mente me dice que todo es posible y que confíe. Que me arriesgue que al final es lo vivido y lo aprendido lo que cuenta en este camino.

Lo único que sé, es que no quiero arrepentirme de no haberlo intentado.

Aún con las dudas, miedos y cuestionamientos (de otros pero más que todo míos) sobre lo que debería ser o hacer, me lancé y aquí estoy.

Espero que como yo, tú también te animes a hacerlo en lo que resuene contigo. Lo importante para mí, es arriesgarse con el corazón abierto a experimentar y vivir.

¿Cómo ha sido mi camino?

Soy Violinista de la Universidad del Valle en Cali, Colombia y cuando empecé mi carrera no me hubiera imaginado otra cosa que no fuera tocar y tocar.  Pero en mis 31 años de vida han ido apareciendo caminos distintos a las que me imaginé alguna vez y al final todos me han conducido a conectarme conmigo misma.

Me he descubierto viajera, de espíritu nómada, exploradora y curiosa. Con ganas de probar cosas nuevas todo el tiempo, estudiar, derribar tabúes, deconstruirme, aprender, descubrir nuevos lugares y vivir experiencias significativas que hagan valer cada momento de mi paso por este mundo material. Mucha energía sagitariana. Si te identificas conmigo, me alegra saber que estás en este camino.

Luego de vivir hasta los 17 años en Barranquilla en medio de sus carnavales y de los sonidos de gaitas y tambores, me fui a Cali donde escuché por primera vez el sonido mágico de la marimba de chonta, aprendí a bailar salsa y probé el champús y el chontaduro.

En el 2015, el universo me propuso mudarme a trabajar en un proyecto pedagógico musical en la ciudad de Quibdó y gracias a esto he conocido la maravilla de su gente, su cultura y la gastronomía de este lugar. También aprendí que es un Abozao y a bailarlo.

Puedo perfectamente pasar de Bach a Miles Davis. Brincar en un concierto con Systema Solar, moverme al ritmo de un currulao o bailar los mejores clásicos de la salsa toda una noche hasta no sentir los pies.

Es así como he llegado hasta aquí. Cada lugar hasta ahora se ha encargado de mostrarme todo lo que se conecta conmigo, mi lugar en el mundo y lo que deseo compartir con ustedes a través de este espacio.

¿Qué traerá el futuro de este camino?

Camino Sonoro es un espacio en construcción, del que lo que puedo asegurar es el disfrute de las experiencias musicales y de los lugares que recorreré a mi paso. Esto es mi lugar seguro para explorar y compartir todo lo que puedo ser y hacer.

Me encuentro en la tarea de compartir herramientas que me han servido en mi estudio, ayudando a quienes también les interesa aprender a hacer sus propias investigaciones y proyectos. ¡No están solos!

A través de la etnomusicología he podido entender como las músicas tradicionales y la cultura son seres vivos en constante evolución. Y para mí la documentación de estás permite descubrir a través de esa evolución quiénes somos, las historias que contamos, nuestra cultura tan diversa y la forma en la que vemos el mundo.

Camino Sonoro se ha encargado de plantearme una mirada sobre el turismo cultural. Una forma de viajar de manera consciente a los lugares que visitamos.

Quiero proponer viajes donde el consumo de servicios y productos locales pueden contribuir al desarrollo de las comunidades y sus territorios.

Tengo el deseo de promover en este recorrido el respeto por el medio ambiente, la naturaleza, las historias de los territorios y los saberes ancestrales que están inmersos en ellos.

Camino Sonoro es un mundo de posibilidades desde el cual espero crear y compartir contenido que contribuya a quienes se unan a este recorrido. Deseo que los inspire, invite y anime a explorar, experimentar y estar presentes en su propio camino también. ¡Mil gracias por acompañarme!

Sígue mi camino en redes sociales